5 padres de la ciencia y su relación con la astrología

El origen de la astrología se le suele asignar a los babilonios, sus cartas astrológicas les permitieron entender los cambios y ciclos de las estaciones y de ciertos eventos celestes. La astrología de los babilonios fue introducida a los griegos a principios del siglo IV a.C y de ahí fue desarrollándose y evolucionando hasta lo que hoy conocemos.


¿Sabías que muchos de los genios que revolucionaron la historia fueron astrólogos?


La lista de filósofos, artistas, matemáticos, científicos, monarcas o religiosos que se dedicaron al estudio de la astrología es tan larga como la historia misma, entre ellos podemos encontrar nombres como: Ptolomeo, Copérnico, Galileo, Kepler, e incluso Newton, todos ellos tenían grandes conocimientos de la astrología o eran astrólogos practicantes.


Incluso el rey de Castilla Alfonso X “el Sabio” se dedicó a estudiar y expandir sus conocimientos sobre astrología. Entre sus obras se encuentran las famosas tablas alfonsíes que son, en esencia, tablas de casas y posiciones planetarias para confeccionar horóscopos.


¿Interesante verdad? Pues no acaba aquí, en el post de hoy vamos a hablar de 5 genios de la ciencia y su relación con la astrología.


Claudio Ptolomeo (87-150)


Matemático y astrónomo que refinó el tradicional sistema geocéntrico de Aristóteles.


Ptolomeo propuso un sistema geostático, es decir, con una Tierra quieta, pero no en el centro del universo, y fue tan efectivo, que duró hasta Copérnico, en el siglo XVI.


Sus dos principales libros (Almagesto y Tetrabiblos) tuvieron una gran influencia mundial durante aproximadamente catorce siglos, en ellos aparece su hipótesis sobre los epiciclos, una hipótesis que justifica el movimiento aparente de los planetas al ser vistos desde la Tierra.


El sistema creado por Ptolomeo se utilizó durante siglos para ubicar con precisión a los astros. En su obra Tetrabiblos trata sobre la filosofía y la práctica de la astrología, aplicó el estudio de la astronomía al de la astrología, y se dice que fue el creador del horóscopo.


Ptolomeo defendió la filosofía de la astrología como un estudio de la naturaleza, y además esbozó las técnicas de la práctica astrológica. Sus enseñanzas sobre astrología se incluyeron en las universidades durante la época del Renacimiento.​


Nicolás Copérnico (1473-1543)


Clérigo y astrónomo fue el encargado de recuperar y proclamar el sistema heliocéntrico del matemático y astrónomo griego Aristarco de Samos (cerca del 260 a. C.).


Aristarco, unos mil ochocientos años antes que Copérnico, ya sabía que el Sol era de tamaño mayor que la Tierra, que ésta orbitaba alrededor del Sol y que giraba sobre su propio eje, que no era perpendicular al plano de su órbita.


Que Copérnico rescatara estos conocimientos y los de otros astrónomos de la Antigüedad y de la Edad Media, y los uniera a sus propios conocimientos, marcó una de las revoluciones científicas más grandes e importantes de la historia: lo que hoy se conoce como la Revolución Copernicana.


Que el Sol se encontraba en el centro de nuestro sistema planetario era una verdad que ya había sido estudiada por varios de sus precursores, él tuvo la valentía de proclamarlo públicamente.


Gracias a él hoy en día somos capaces de explicar las cuatro estaciones del año y los equinoccios, además estableció un método para calcular las distancias de la Tierra al Sol y a la Luna.


Gerolamo Cardano (1501-1576)


Renacentista italiano astrólogo, médico y matemático.


Gracias a él se comenzaron a publicar los descubrimientos matemáticos que hasta entonces los autores se guardaban para sí, en estricto secreto y dio comienzo al período moderno de la matemática europea.


Cardano, también jugó un rol destacado en el descubrimiento de dos conceptos básicos de la mecánica cuántica: la teoría de probabilidades y los números complejos, que se hallan íntimamente ligados a la astrología.


También se dedicaba a la astrología, realizaba cartas astrales, incluso se dice que fue encarcelado por publicar la carta natal de Jesucristo.


Johannes Kepler (1571-1630)


Astrónomo y matemático fue defensor del sistema heliostático de Copérnico y autor de las tres leyes que describen el movimiento planetario (Leyes de Kepler).


De hecho se dice que fue la tercera ley de Kepler (y no una manzana) lo que condujo sesenta años después a Newton a formular su "Ley de la Gravitación Universal".


Esta importantísima Tercera Ley del movimiento de los planetas, apareció en su obra en cinco libros: "Las armonías del mundo", en la cual Kepler extendió su teoría de la armonía a la música, la astrología, la geometría y la astronomía.


Kepler dijo: "una cierta imagen del zodíaco y de todo el firmamento ha sido impresa por Dios en el Alma de la Tierra. Esa es la unión de lo celestial con lo terrenal, el origen de la simpatía entre Cielo y Tierra".


"Los planetas y sus aspectos, tienen influencia sobre las fuerzas anímicas del hombre...Ellos tienen influencia sobre la concepción del nacimiento, por ende sobre el temperamento y carácter del hombre, y sobre ello descansa gran parte de la Astrología. Posiblemente, no sólo luz y calor emanan del Sol hacia todo el universo, sino que él es también el centro y morada de la inteligencia pura y la fuente de armonía en todo el universo (solar); además todos los Planetas poseen un Alma".


Un dato curioso es que se dice que confeccionaba horóscopos para la corte de Rodolfo II de Praga.


Isaac Newton (1643 - 1727)


Físico, teólogo, inventor, alquimista y matemático. Fue el primero que logró explicar científicamente la razón por la que resultan válidas las tres Leyes del Movimiento Planetario de Kepler.


Hay una anécdota muy famosa que cuenta que cuando Edmund Halley, un astrónomo muy conocido por sus estudios sobre cometas, criticó despectivamente el valor de la astrología, Newton le respondió: "Yo he estudiado esa cuestión, Mr. Halley, y usted no".


Newton era un practicante de la alquimia y de la cábala, disciplinas íntimamente ligadas a la astrología. También se supo que él creía que su famosa fuerza de atracción gravitatoria era como un amor universal que unía a todos los cuerpos (en particular a los astros, a los hombres y a los cuerpos) entre sí. Los libros de alquimia de Newton, así como sus estudios cabalísticos acerca de las medidas del Templo de Salomón se muestran hasta en documentales.


Algunos que tuvieron acceso a los escritos privados de Newton, aseguran que Isaac Newton practicaba la Astrología: "Newton no fue el primero de la edad de la razón, sino que fue el último de los magos, el último de los babilonios y sumerios, la última gran mente que consideraba al mundo visible e intelectual con los mismos ojos que lo consideraban aquellos que comenzaron a construir nuestra herencia intelectual hace más de 10.000 años."


Que estos genios estuvieran interesados en la astrología es una prueba de cómo esta disciplina puede ser abrazada por la ciencia: el pensamiento científico puede convivir con el pensamiento no científico.